¿Drama?

Cuando la profesora nos comento que tendríamos tres sesiones de drama, pensé muchas cosas, desde que actuaríamos en una obra de teatro hasta que tendríamos que ser críticos de una obra, pero al hablar con los estudiantes de segundo año dijeron que todos terminaríamos llorando, pero que seria una linda experiencia.

Unos días antes de la sesión de drama nos informaron que debíamos llevar fotos de una persona importante en nuestras vidas, viva o muerta, eso no importaba lo que realmente interesaba es que la foto nos evocara un sentimiento o recuerdo, tarea realmente difícil si se piensa que en la vida tenemos muchas personas importantes y elegir tan solo a una persona era dejar a muchas otras fuera.

Pero cuando llego el día de clases fuimos al típico salón de obstetricia que albergo algunas de las experiencias de creatividad y esperamos hasta que la profesora llego y dijo que no estaríamos mas en ese lugar sino que iríamos al antiguo auditorio de la facultad, lugar que francamente nos dejo a todos con la boca abierta y pensando que aquellas paredes tienen muchas historias que contar.

Estas clases serian dirigidas por el profesor Felix Perez, el cual invito a que pasaran al escenario aquellas personas que habían traído la fotografía y se sentían capacitados para hablar de ella, quedando el resto del curso en una especie de semiluna, en la que éramos observadores de lo que en ese escenario se estaba conformando de a poco y que mas tarde nos dejaría a todos envueltos en una sensación de paz tranquilidad…

El grupo que estaba adelante hizo un círculo tomándose de los hombros y junto al profesor giraron por un rato para terminar subiendo al escenario, nunca supimos que paso en ese instante con ellos, pero al separarse algunos estaban con lagrimas en sus ojos y con un nudo en la garganta.

De a uno comenzaron a hablar de la persona que estaba en la foto que escogieron dando las razones de su elección, algunos con mas firmeza en la voz podían terminar su relato sin problemas o por lo menos intentaban guardar el sentimiento que tenían tan a flor de piel para que los demás pudiéramos entender lo que tenían que decir, que sin duda para ellos era importante y realmente muy significativo. Los que estábamos sentados, podíamos casi ponernos en los zapatos de cada uno de nuestros compañeros ya que no es fácil contar una pedacito de la vida y mas aun cuando implica a una persona que se ama demasiado.

Algunos simplemente no pudieron guardar toda la emoción que provocaba en ellos hablar de personas tan importantes y no podían terminar el relato, dejando en pausa todo lo que querían decir.

Realmente cada relato nos mostro una parte tan personal de cada una de las personas que vemos todos los días (pero que ni siquiera imaginamos todo lo que pasa en su interior) que se creo una atmosfera muy especial en la que todos nos sentimos atrapados y sumergidos por las ansias de conocer al otro y saber que le pasaba.

En mi caso el relato de mi compañera Javiera Veliz me impacto enormemente ya que su padre murió cuando ella tenia 12 años, y eso removió mucho mi pensamiento porque yo teniendo a mi padre, no estamos pasando por un periodo muy bueno y nos hemos alejado demasiado por diferentes motivos, que al escuchar a la Javy realmente me pude dar cuenta que nada es tan terrible y las cosas nunca son tan malas. Por eso quise arreglar todo, dejar de perder el tiempo ya que la vida no esta comprada porque nadie sabe si tendré a mi padre el día de mañana, y no quiero arrepentirme de no haberle dicho mil veces que lo amaba disfrutando de sus caricias al máximo.

Cuando terminaron de hablar todos quedamos muy felices por aquel espacio que nos dio la clase de creatividad en la cual pudimos conocernos un poco más, y sacar muchas conclusiones, porque es muy fácil juzgar a las personas cuando no las conocemos, pero al comprender sus historias de vida, penas y alegrías podemos realmente darnos cuenta porque son de una u otra manera. “Vemos caras pero no corazones” y deberíamos muchas veces darnos el tiempo de ver mas allá, que tan solo una cara.

 

“A veces insistimos en ver la paja en el ojo ajeno y no vemos las montañas, los campos y los olivares”.

Paulo Coelho

1341249798699-184539_3964576510979_46493734_n.jpg

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

  • No hay comentarios recientes
Cerrar